"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

jueves, 15 de marzo de 2018

RECUERDOS



"Dedicado a mis padres, a mi hermana,
a mi mujer y mi hijo
y a mis compañeros fotógrafos
de Colores de Pasión."

Lentamente el invierno cede el paso a la primavera y el blanco del azahar va impregnando con su olor y su color las calles, plazas y jardines de Murcia, mientras una suave y cálida luz envuelve cada pequeño rincón del corazón de la ciudad. 

Repentinamente, subiendo el Puente de los Peligros, me sorprende el lejano rastro de pequeñas luces y el solitario retumbar de un sobrio tambor. Veo los primeros nazarenos procesionar con túnicas de color azul cielo. Es Viernes de Dolores. Es Semana Santa. 

A partir de hoy, y durante diez días, las escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús van a recorrer las calles del corazón de la ciudad entremezclándose con las marchas pasionarias, los encuentros, los traslados... en un ambiente entre Arte, Pasión y Tradición con los nazarenos como grandes protagonistas.

Desde muy joven he vivido la Semana Santa de Murcia intensamente al haber pertenecido, a lo largo de más de veinticinco años, a varias Cofradías; y ahora,  a pesar de mantenerme alejado de ellas, aún me emociono al recordar tantos momentos vividos en ellas en una mezcla de fe y cultura.

En estos días se reaviva en mí el recuerdo del profundo silencio en los momentos previos a la salida del paso, preparado bajo la vara mientras esperaba el seco golpe de estante de nuestro Cabo de Andas con su :

“¡¡Vamos señores!!”.


Me conmueve apreciar el enorme esfuerzo de los estantes que portan y soportan el peso de los tronos y verlos abrazados a su vara, mientras siento el chasquido de la vieja madera de la tarima a cada toque de estante. 

Ver los lastimados pies descalzos, tras el oculto y anónimo rostro de un penitente, cargando su cruz y siguiendo el sordo toque de burla y tambores. 

Escuchar el tañer sublime de la campana, mientras se acerca el Nazareno siguiendo la sutil estela de luz de los cirios que le preceden.

Ver la sonrisa del niño, junto a sus padres, al tomar con sus pequeñas manos los caramelos de un penitente como si fuera su mayor riqueza. 

Sentir los suspiros y rezos de la gente al paso de “su cristo” o de “su virgen”, temiendo ser la última vez. 

Admirar las hermosas imágenes que componen nuestros “pasos”, auténticas obras de arte capaces de emocionar hasta el más mínimo detalle.

Oler el humeante incienso quemado y el aroma de las flores que, sutilmente, decoran los tronos mientras suena incesantemente el “tintineo“ de las lágrimas de las tulipas.

Escuchar emocionado “la madrugá” y sentir encumbrar el trono, con tal fuerza, como si quisiera tocar el cielo estrellado de Murcia.

Ver a los niños, las jóvenes promesas, vestidos con la túnica de su Cofradía, distintivo de continuidad y garantía de futuro. 

Y es que son numerosos los motivos que me emocionan y hacen vivir la Semana Santa con la pasión de nazareno que mis padres me infundieron.

Ahora, con más de cincuenta años, estoy en otro momento de mi vida, y lo vivo de forma diferente junto a mi mujer y mi hijo.


A su lado intento plasmar en fotografías esos sentimientos, esos recuerdos, esos Colores de Pasión que recorren con sobriedad y elegancia nuestras calles; y crear unas imágenes que transmitan la emoción de cada instante, las vivencias de aquellos inolvidables años.

A pesar del tiempo transcurrido y mis circunstancias personales, me sigo sintiendo nazareno y profundamente arraigado a mi tierra, a mi cultura, a mi fe y a mis tradiciones y de esta forma lo comparto hoy en día con mi mujer y así se lo trasmitimos a nuestro hijo.  

Y ahora voy a seguir viendo la procesión…

“Las procesiones de Murcia
son dignas de admiración,
porque te dan caramelos
de fresa, menta y limón”.


Ricardo López Rubio
(DATOS EXIF - D7100 - ISO 200 - 140mm - f/5,6 - 1/1000 sg.)