"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

jueves, 11 de enero de 2018


Miedo.



Es una fría noche del mes de Diciembre continuos ecos de pasos, voces, gritos, motores y sirenas suenan insistentemente en este lugar, mientras una urbana neblina, emborrona mi horizonte más cercano.

Repentinamente mi mundo se detiene y, en un instante súbito, el miedo me atenaza por completo, a la vez que la sensación de un inacabable salto al vacío, se adueña de mi cuerpo y domina en plenitud mi mente.

Intento detener esa indomable e interminable caída al precipicio mientras me golpeo con todo lo que ocupa mi más próximo alrededor y no consigo más que hundirme hacia un oscuro y desconocido lugar.

Siento que ese alejado momento ya me ha alcanzado y tengo miedo. Estoy sólo y me siento sólo y no se hacia dónde ir. Intento aferrarme a algo tangible, busco un punto de apoyo, que me procure un poco de seguridad y ganar tiempo al desenlace que siento indefectiblemente me va a alcanzar.

Me detengo y me aferro a ese punto con toda la fuerza disponible mientras profundas convulsiones y vertiginosos movimientos se apoderan de todo mi cuerpo.

Siento mucho frío y al mismo tiempo un sudor impropio me invade mientras algunos hechos de mi vida transitan a toda velocidad avivando algunos recuerdos arrinconados en mi mente.

Ante mí, emborronadas luces de colores alumbran y resplandecen al paso de la muchedumbre, recreando unas enormes sombras negras sobre el inestable suelo y entremezclándose recreando una variedad de nubarrón entre lo humano y lo fantasmagórico.

Suenan distintas músicas entremezcladas, formando un delirante ritmo, mientras siento el martillar del suelo al paso de la fantasmal muchedumbre que fluye precipitada, en todas direcciones, comprimiendo las callejuelas de alrededor.

Consigo apoyarme sobre una fría pared de piedra de un edificio y veo a una joven muchacha girando su asustada mirada hacia mí pero sin aproximarse.

Cogidos del brazo y ayudados por un viejo bastón, una pareja de ancianos caminan lentamente, entorpeciendo el frenético ritmo impuesto por el resto mientras me señalan con una mirada esquiva y de desprecio.

Noto cada acelerado latido de mi cuerpo como un martilleo incesante avivando la ansiedad del momento. Nadie me ayuda.

Siento mi cuerpo en el vacío y no consigo controlar ni mi estado físico ni mental y de cerca veo, cada vez con más claridad, la realidad del momento que estoy viviendo.

Deseo volver hacia la vida y alejarme de la oscuridad que lo envuelve todo. Tendrá que ser por mí mismo, si es que me respetan las fuerzas y si el tiempo me da una tregua.

El tic-tac mantiene su ritmo de modo irrefutable y nadie me ayuda.

Como destellos vienen a mi mente recuerdos del pasado mientras vislumbro una luz blanca e intensa que ilumina estas evocaciones y que parece querer decirme algo o guiarme, tal vez, a algún lugar.

Estoy sólo sin lugar a dudas.

(Experiencia vivida hace un año. Hasta hace unos días no era capaz de retornar a ese mismo lugar al que hoy he vuelto y podido fotografiar.)


Ricardo López Rubio
(Datos EXIF . XT100 - ISO 400 - f/5.6 - 1/200 sgs)